fbpx

Cómo invertir en fondos de inversión

Invertir en fondos de inversión es una forma sencilla de adentrarse en el mercado financiero. Sencillo no equivale a no tener riesgo, sino a una operatividad sin mucha complicación. Entonces, ¿cómo invertir en fondos de inversión?

Si se quiere responder a la pregunta sobre qué son los fondos de inversión y cómo funcionan, antes hay que saber que estos tienen algunos beneficios como: accesibilidad para destinar montos variables dependiendo del bolsillo y destinarlo a un portafolio diferenciado; diversificación para invertir esos recursos en varios instrumentos que permitan obtener rendimientos atractivos a menores riesgos; disponibilidad para operar cuando se requiera y transparencia al estar regulados por la bolsa, entre otros.

Para invertir en un fondo de inversión es importante conocer el estado de las finanzas que se quieren destinar. Cuánto hay, qué tanta disponibilidad tiene y cuánto se está dispuesto a arriesgar o perder.

Qué son fondos de inversión

¿Qué son fondos de inversión?  Pues bien, para definir adecuadamente los fondos de inversión lo más correcto es echar mano del origen de su concepto.  Su nombre real es Instituciones de Inversión Colectiva y consisten en ser vehículos de inversión que agrupan las cantidades que diferentes partícipes, ya sea empresas o personas físicas.

Por medio de diferentes tipos de fondos de inversión, estas personas o empresas buscan con este movimiento obtener cierta rentabilidad económica sin perder la seguridad y la liquidez de lo que aportan.

Los partícipes que invierten en un fondo de inversión dejan en manos de gestores profesionales la toma de decisiones continua del monto destinado con el objetivo de obtener la mencionada rentabilidad.  

El papel del gestor es clave puesto que él tendrá mucha información actualizada del mercado y definirá una estrategia previa. Esta estrategia puede dividirse en acciones, divisas, bonos, derivados e incluso productos distintos a los financieros per se, como materias primas o inmuebles. Geográficamente también hay libertad de inversión.

Cuando uno desea invertir en fondos de inversión, también debe conocer el papel del gestor. Es clave puesto que él tendrá mucha información actualizada del mercado y definirá una estrategia previa. Esta estrategia puede dividirse en acciones, divisas, bonos, derivados e incluso productos distintos a los financieros per se, como materias primas o inmuebles. Geográficamente también hay libertad de inversión.

Según el perfil del riesgo del fondo, la rentabilidad será mayor o menor. Este perfil determinará si se invierte en renta fija o variable e incluso si se invertirá en una zona u otra de la geografía española o del mundo.

La oferta de fondos de inversión es muy grande. Dependiendo de la experiencia del inversor, puede ser más difícil encontrar el ideal para el perfil que se posee. Por eso, dejarse guiar por un asesor especializado siempre será la mejor solución.

Tipos de fondos de inversión

Como elegir fondos de inversión dependerá de varios aspectos. Los tipos de fondos disponibles en el mercado, su clasificación y la rentabilidad que pueden aportar es algo clave para poder invertir con ciertas garantías. Dentro de los tipos de fondos de inversión hay mucha variedad.

Fondos de renta fija

La mayor parte de los recursos se invierten en activos de renta fija. El movimiento de estos fondos dependerá sobre todo de los tipos de interés y su evolución. En este caso, la ecuación es simple: a menor plazo de vencimiento de los activos, menor riesgo y menor rentabilidad; y a mayor plazo, mayor riesgo y mayor rentabilidad.

Este tipo de instrumentos se enfocan en inversores con un perfil conservador que deseen obtener rendimiento con cierta dosis de tranquilidad.

Fondos de renta variable

Este tipo de fondos ofrecen una rentabilidad mayor, aunque esto implica que el riesgo también sea mayor. Prácticamente el total del patrimonio de este fondo de inversión se arriesga en activos de renta variable.

Hay varias subcategorías dentro de este fondo que dependerán del lugar donde se invierta (territorio nacional o extranjero), los sectores empresariales sobre los que se deposita u otras características de estas.

Si los fondos de renta fija estaban destinados a un perfil conservador, los de renta variable, a uno más arriesgado puesto que está dispuesto a asumir más riesgos para obtener mejor resultado. Ante la pregunta qué fondos de inversión son más rentables, la respuesta es posiblemente este.

Fondos de renta mixta

Los fondos de renta mixta son los encargados de diversificar lo que se invierte entre renta fija y renta variable. La importancia de conocer la proporción de inversión en uno u otro es clave, ya que ello determinará la rentabilidad potencial de acuerdo al riesgo que se asuma.

Otra ecuación simple se deriva de este planteamiento: a mayor porcentaje de inversión en Renta Fija, menor será el riesgo y menor la rentabilidad, y a mayor porcentaje de inversión en Renta Variable, mayor será también el riesgo y mayor la rentabilidad derivada.

En cuanto al perfil del inversor, este tipo de fondos son para todos. Lo que decantará más el perfil será el porcentaje que se le destine a uno u otro.

Fondos globales

Este tipo de fondos no fijan porcentajes, sino que se fijan dependiendo de su distribución geográfica o la moneda en la que se invierte en los activos. Invertir en este fondo es hacerlo bajo un riesgo alto, ya que además no tienen políticas de inversión definidas.

Fondos garantizados

Se puede dividir este tipo de fondos en dos:

  • – Los de renta fija, que garantizan el capital que se invierte desde un principio a una determinada fecha (como está en sus políticas). Estos suelen asegurar un rendimiento fijo.
  • – Los de renta variable, que garantizan el capital inicial con una rentabilidad variable que dependerá de la evolución que tengan las acciones, los índices, las divisas, etc. Si las condiciones no se cumplen, es posible que el partícipe no logre esa rentabilidad adicional a la esperada.

Para que se logren los resultados de estos fondos, normalmente se solicita que el inversor tenga su dinero ahí durante un lapso extendido.

El perfil de inversores en este fondo es conservador ya que no implica un gran riesgo.

Fondos de distribución o reparto

Este tipo de fondos aporta resultados cada cierto tiempo (mensual, trimestral, semestral o anual). El resultado dependerá de los dividendos de las empresas en las que los fondos de inversión depositan el dinero. El problema es que hay que pagar impuestos por el resultado obtenido.

Fondos de acumulación

Este tipo de fondos no reparte dividendos, sino que se reinvierte en el fondo una y otra vez de manera que aumenta el valor liquidativo.

Cómo funcionan los fondos de inversión

El funcionamiento de los Fondos de inversión tiene mucho que ver con las gestoras. Estas gestoras son independientes o pertenecientes a entidades financieras especializadas.

Entonces, en cuanto a los fondos de inversión y cómo funcionan, a la hora de que un inversor deposite su dinero en un fondo de inversión, estas gestoras se encargarán de establecer una estrategia y buscar herramientas financieras que la satisfagan.

Los instrumentos que elegirán serán divisas, ya sean monedas extranjeras o locales; deuda de empresas o pública; materias primas, valores con cotización y acciones y otros fondos.

Los instrumentos que elegirán serán divisas, ya sean monedas extranjeras o locales; deuda de empresas o pública; materias primas, valores con cotización y acciones y otros fondos.

Cada inversor aporta dinero a una participación del fondo que se desea. El valor de esta participación se calcula mediante la división del patrimonio del mismo fondo entre la cantidad de participaciones que están circulando. El valor cambia cada día por factores como la rentabilidad de fondo, entre otros.

El total de activos que posee un fondo de inversión es el patrimonio del fondo y las gestoras suelen ofrecer diferentes tipos para atraer a inversores con distintos perfiles.

La rentabilidad de un fondo de inversión se basa en rendimientos de los activos invertidos durante un lapso determinado y no suelen garantizar una rentabilidad determinada al depender del valor de esos activos, que cambia, como ya se comentó, cada día.

Cómo elegir fondos de inversión

Una vez claro el concepto que se ha desarrollado qué tipos de fondos hay y sus riesgos derivados, elegir los ideales es una de las claves.

Para decidirse de manera correcta hay que conocer algunos elementos:

Cómo invertir en fondos de inversión
  • Conocer los valores en los que se puede invertir
  • Tener claro las comisiones que pueden cobrar las gestoras y entidades financieras por realizar los servicios
  • Definir la frecuencia para retirar el dinero
  • Claridad en el objetivo a perseguir
  • Visualizar un horizonte de inversión interesante
  • Conocer el riesgo derivado de cada patrimonio
  • Comparar distintos fondos con sus rendimientos históricos
  • Observar las clasificaciones de fondos de inversión

Buscar el mejor fondo para el perfil

Una vez que la base financiera está definida, hay que conocerse a sí mismo en cuanto al perfil de inverso que se posee. El siguiente paso es tener conocimiento de las características generales del fondo al cual se desea realizar una aportación.

Para conocer las características generales, es imprescindible leer el folleto informativo que acompaña a cada uno con detalles sobre en qué tipos de activos invierte el mismo (renta fija, mixta, variable, etc.), qué políticas de inversión tiene, qué escalas de riesgo hay en el panorama y qué comisiones están asociadas a ese fondo.

Un tercer paso es conocer la rentabilidad que ha dado el fondo históricamente. Si se quiere saber cómo comparar fondos de inversión es importante que se compare rentabilidades históricas de algunos, para obtener mejores conclusiones, todos deben tener una inversión en activos similares.

Por qué invertir en fondos de inversión

Si aún no se tiene claro por qué invertir en fondos de inversión, los conceptos para responder esta pregunta son básicos. Invertir en un fondo permite crecer el dinero casi de una manera pasiva, es decir, delegamos en un gestor que se encargará de decidir en qué productos invertir por nosotros.

El fondo es la manera más fácil de obtener rendimientos pasivos, aunque la pregunta es cuánto habrá que invertir de todo tu capital. Eso dependerá, como se ha mencionado, del tipo de fondo y sus activos.

Invertir en fondos de inversión es para cualquier tipo de persona, con más y menos conocimientos sobre los mercados financieros y con más y menos dinero en el bolsillo.

Cómo comprar fondos de inversión

La compra y venta de fondos de inversión se realiza de una manera sencilla y similar: por medio de la gestora o la entidad que opere el fondo.

Para comprar un fondo de inversión solamente hay que acordarlo con la entidad que se decida, invertir y dejar que esta lo administre. Si se desea saber cómo vender fondos de inversión, es el mismo proceso a la inversa, es decir, se comunica a la gestora que se desea recuperar la liquidez.

Si se desea saber cuándo vender un fondo de inversión, esto dependerá del movimiento del mercado, la necesidad de liquidez o la aparición de otras oportunidades interesantes, como otro fondo u otros instrumentos (vender para comprar). Tres días suele tardar el pago del rescate del fondo.

Analizar y revisar la inversión

La revisión constante de la inversión que una persona realiza es vital para comprobar la evolución del dinero depositado. Esta labor se verá apoyada por la gestora, la cual realiza informes de cómo está evolucionando el fondo invertido.

Esta vigilancia permitirá realizar aportaciones periódicamente para reducir incertidumbre aprovechando las fluctuaciones a corto plazo. Invertir pequeñas cantidades de manera periódica tiene un rendimiento ciertamente sostenido.

También permite una mayor decisión sobre la diversificación, aprovechando momentos puntuales del mercado para poder variar nuestra inversión y no depender de un solo instrumento.

Ventajas y desventajas de los fondos de inversión

Ventajas y desventajas de los fondos de inversión  que vale la pena conocer. Entre las ventajas, además de ser accesible para cualquier tipo de bolsillo e inversor con o sin conocimiento:

  • Permite una gestión profesional por medio de gestores o entidades financieras.
  • Es importante analizar el rendimiento, pero esto lo hará el gestor. Se puede ahorrar mucho tiempo y esfuerzo.
  • Seguimiento sencillo. Se puede conocer el valor real fácilmente.
  • Fiscalidad favorable. Se puede cambiar el patrimonio de fondo a fondo sin tener que pasar por Hacienda.
  • Apuesta segura. La apuesta para ganar es segura, aunque puede ser mayor o menor dependiendo del tipo de fondo que se apueste.

En cuanto a desventajas:

  • Costes diversos, como comisiones a las gestoras.
  • Penalización de movimientos.
  • Necesidad de confiar en las gestoras.
  • Gestionar a través de terceros las inversiones y perder la voz en los movimientos.

Para conocer cómo invertir en fondos de inversión, el primer paso es contactar con una gestora que pueda realizar la estrategia de diversificación. El análisis y el seguimiento, serán un complemento importante.

Deja un comentario