7 errores que NO DEBES COMETER para RENTABILIZAR tus ahorros de forma eficiente

​Si no haces crecer tus ahorros, no eres ahorrador

​Hoy día tenemos que tener una cosa muy clara. Ahorrar es deseable y necesario pero no es una estrategia que pueda solucionar una economía ni tampoco una forma de asegurarte tu jubilación.

​»Vivir del ahorro» ya no es posible en nuestros días. Es una fórmula obsoleta.

​Ahorrar, fue un buen consejo en el pasado pero hoy no es suficiente.

Para las generaciones anteriores, ahorrar tenía sentido ​ya que en la época de nuestros padres y abuelos, en el siglo pasado, los ahorros no se veían tan afectados por unos elevados índices de inflación.

¿Conoces el poder del interés compuesto? Pues la inflación compuesta es totalmente el efecto contrario. Si no hacemos nada para compensarla, ​​lo pasaremos mal cuando nos jubilemos y veamos que los ahorros que hemos ido ​acumulando durante toda nuestra trayectoria como trabajador no valen prácticamente nada en comparación con el coste de vida del momento.

​»La inflación es un gusano que se come tus ahorros año tras año»

Lo peor de todo es que lo hace sin que ​te enteres, ya que la cifra en la cuenta bancaria nunca disminuye.

Supongo que a estas alturas ya eres consciente del problema ¿verdad? Seguro que sí.

No obstante, puedo imaginar cuál puede ser tu siguiente obstáculo ¿Cómo hacer para poder rentabilizar esos apreciados ahorros de forma eficiente?

​Cuando decides tomar acción

​Cuando decides por fin tomar acción para resolver este problema, te encuentras con tantas opciones y con tanto ruido, que seguramente te acabes sintiendo abrumado y frustrado. Cuando no sabes qué hacer con tu dinero, simpre hay alguien que sí ​que sabe qué hacer con él.

​No nos engañemos… ¿Cuántas veces te has puesto a mirar sobre qué puedes hacer con tus ahorros para finalmente posponer el problema ​de nuevo?

¿Sabías que ​el capital de las familias depositado en cuentas corrientes está batiendo records?

​​Casi 565.000 millones de euros no es nada despreciable.

​Esto es un síntoma claro de que la mayoría de los ciudadanos, ante el desconocimiento o ante el exceso de ruido, acaban cometiendo el error de la inactividad. No terminan por zanjar el problema y prefieren tener el dinero parado en el banco.

¿Te acuerdas del «gusano»?

​Si ​tú eres ​consciente del grave problema y estás dispuesto a tomar acción para resolverlo de una vez por todas,  ​te voy a dar unos cuantos consejos.

​Hoy te voy a revelar ​7 errores que NO DEBES COMETER para RENTABILIZAR tus ahorros de forma eficiente

​Los 7 errores ​más comunes de un ahorrador que desea invertir

Antes de empezar a abordar los 7 errores más comunes de un inversor novel, permíteme desmentir algunas creencias que están muy arraigadas y que no tienen ningún fundamento sólido.

  • Para invertir se necesita disponer de un gran capital
  • Sólo unos privilegiados pueden optar a productos realmente interesantes
  • Invertir es jugar a la lotería
  • Invertir es muy arriesgado y puedo perder todo el dinero invertido

Todas estas falsas premisas merecen ser desarrolladas, y por supuesto, escribiré sobre ellas en un próximo artículo, pero era necesario mencionarlas para tener consciencia sobre el poder de la inversión y sobre lo que no interesa que se conozca.

Ahora, comencemos a ver esos errores tan comunes…

Error 1.- Contratar una cuenta depósito

Desde luego, uno de los primeros impulsos que tenemos cuando decidimos efectuar una inversión es ganar dinero asumiendo el mínimo riesgo posible.

Los depósitos bancarios se ajustan muy bien a este perfil, puesto que simplemente hay que cumplir una serie de condiciones y mantener el capital en una cuenta durante un plazo de tiempo determinado por el contrato del depósito. A cambio, se percibe una rentabilidad fija TAE.

Suena bien ¿verdad?

Pues sí, suena bien sino fuera porque el panorama de los depósitos bancarios ha cambiado muchísimo en los últimos años.

Hubo un tiempo en el que los depósitos bancarios era un modo de inversión muy interesante puesto que ofrecían unas rentabilidades increíbles asumiendo niveles mínimos de riesgo.

Obtener un rendimiento de más del 7% TAE mediante la contratación de un depósito bancario era perfectamente posible.

Lamentablemente, esos tiempos ya son historia.

¿Cuál es la rentabilidad media de los depósitos bancarios en la actualidad?

Hay mucha variedad en cuanto a las cuentas depósito se refiere y aunque según Invertia.com la rentablidad media de todas ellas es del 0,10%, he procedido a realizar una selección de las más rentables en la actualidad para analizar cómo de interesantes son.

​Haz click para agrandar

​A la hora de seleccionar una cuenta depósito, no sólo hay que fijarse en la rentabilidad sino que debemos analizar otros factores importantes como son la periodicidad, el importe mínimo y máximo así como sus comisiones.

​​También hay que leerse de forma detallada todas sus condiciones puesto que siempre hay letra pequeña donde se dictan muchas cláusulas de relevada importancia.

​Depósito

​Importe Mínimo

​Importe Máximo

​Período

​% TAE

​Banca Sistema

5.000 €

100.000 €

12 meses

1,25 %

​Haitong Bank S.A

​10.000 €

100.000 €

12 meses

1,​17 %

​BlueOrange Bank

​20.000 €

100.000 €

12 meses

1,15 %

​BACB

5.000 €

100.000 €

12 meses

1,15 %

​Banco Atlântico

​2.000 €

100.000 €

12 meses

​0,85 %

​Privatbanka

5.000 €

100.000 €

12 meses

​0,80 %

​Cuenta Facto

​10.000 €

​3.000.000 €

12 meses

​0,75 %

​J&T Banka

​10.000 €

100.000 €

12 meses

​0,60 %

Como se puede apreciar tanto en la tabla como en el gráfico, Banca Sistema nos ofrece la mejor rentabilidad alcanzando el 1,25% TAE.

Si calculamos la rentabilidad media de todos estos productos, obtenemos un 0,97%. No olvidemos que es la rentabilidad media de los mejores depósitos del mercado.

 La inversión mínima viable

​»​​Enfócate en la inversión MÍNIMA VIABLE»

¿Cuál es la rentabilidad mínima exigida de una inversión?.

Para considerar una inversión mínima como viable, debe como poco superar el coste de vida, es decir, el IPC.

Cualquier inversión que genere un retorno por debajo del IPC es una inversión ​ineficiente puesto que estaríamos perdiendo poder adquisitivo.

La tasa de variación anual del IPC en España en noviembre de 2018 ha sido del 1,7% y la previsión es que vaya subiendo año tras año, por lo que ya sabemos cuál es el valor de referencia aproximado para contemplar una inversión como viable.

Desde luego, y como hemos estado viendo, ninguno de los depósitos disponibles en el mercado se acercan ni siquiera a esa cifra, por lo que al contratar dichos productos no sólo estaríamos perdiendo dinero sino que también estaríamos perdiendo un coste de oportunidad increíble.

Como ves, el deficiente rendimiento de este tipo de productos es la principal razón del declive de su contratación. Cada vez más son los ciudadanos que prefieren tener su capital en una cuenta corriente de ahorros a contratar una cuenta depósito. Por lo menos tienen disponibilidad inmediata de su dinero y sin ningún tipo de restricciones.

[cp_popup display=»inline» style_id=»3563″ step_id = «1»][/cp_popup]

Error 2.- Contratar un fondo de inversión

Ante la ineficiencia de las cuentas depósito, cada vez están más de moda los fondos de inversión.

Gracias a estos productos, muchos han creído encontrar la solución a sus problemas puesto que a priori presentan una forma más factible de conseguir un retorno más interesante.

Fondos de inversión hay muchos, los hay de renta fija, de renta variable, garantizados, indexados, etc.

Desgraciadamente, no todos los fondos de inversión son rentables, de hecho, nueve de cada diez fondos de inversión dan rendimientos negativos, es decir, que acaban con pérdidas.

​» 9 de cada 10 ​FONDOS de INVERSIÓN dan PÉRDIDAS »

Evidentemente, a la hora de contratar un fondo de inversión tenemos que ser conscientes de que tenemos que asumir más riesgo, sobre todo si es de renta variable. También hay que tener en cuenta, que aquí el factor tiempo es decisivo. Los fondos que resultan ganadores requieren de varios años para conseguir un retorno positivo.

De hecho, y según Inverco, al cierre del primer semestre de 2017, las rentabilidades medias de los fondos de inversión españoles han presentado los siguientes datos:

​Plazo de Fondos

​% TAE

​A 5 años

​3,6 %

​A 10 años

​1,7 %

​A 15 años

​2,3 %

​A 20 años

​2,12 %

​A 25 años

​3,40 %

Como se aprecia en la tabla anterior, las rentabilidades medias tampoco son una locura y tampoco son proporcionales al tiempo invertido. Esto se traduce en una gran incertidumbre y por supuesto en una volatilidad difícil de gestionar emocionalmente.

​Hay que ser conscientes que hay diferencias enormes entre los mejores fondos de inversión y los peores en cada plazo.

​Esto hace muy difícil la elección de un buen fondo de inversión que sea capaz de rentabilizar nuestros ahorros a largo plazo. Ya no hablo tan siquiera de optimizar la inversión, sino tan sólo que sea capaz de mantener un rendimiento positivo.

Para que te hagas una idea, ​el pasado año 2018 ​ha sido un año bastante complicado en los mercados. La rentabilidad media de los fondos de renta variable en España ha sido de un -14,5%. Sólo dos han conseguido un rendimiento positivo y otros lo han hecho francamente mal. ​En la ​tabla puedes ver los detalles de dichos fondos. Los datos han sido obtenidos de la página web oficial de la Bolsa de Madrid.

Haz clic para agrandar

Haz clic para agrandar

Por otro lado, es muy tentador buscar en google “fondos de inversión rentables” y plantearse invertir en alguno de ellos. Éste es precisamente otro de los errores derivados de este segundo error principal que cometen los inversores más noveles.

​»Buscar en Google fondos de inversión rentables, suele ser un error derivado muy común y que debes evitar»

De entrada, las rentabilidades obtenidas de dichos fondos pueden resultar bastante tentadoras pero ¿esto significa que puedan volver a conseguirlas? ¿Serán capaces de mantenerlas?

Date cuenta que la mayoría de esa información es parcial y muestran la rentabilidad obtenida en un período temporal concreto.

Por el simple hecho de que un fondo de forma eventual esté obteniendo una rentabilidad positiva, no significa que vaya a terminar el año con dicha rentabilidad. Es más, puede ser incluso que decidas invertir en un fondo que está mostrando sus máximos históricos y cuando tú decides entrar, comience a descender su rentabilidad hasta poder incluso terminar el año con retorno negativo. Ya has visto en la tabla anterior el desenlace de la mayoría de ellos.

Básicamente, si la media a muy largo plazo de los rendimientos de los fondos de inversión ronda el 3%, lo más normal es que después de que un fondo presente una gran rentabilidad tienda a bajar para converger con la media. Obviamente esto no tiene porqué ser así, pero rara vez un mismo fondo se mantiene en el ranking de los ganadores.

En otras palabras, un inversor novel puede dejarse seducir por una rentabilidad pasada pensando que el fondo va a mantener ese rendimiento en los próximos años, cuando lo más probable es que suceda todo lo contrario. Es una cuestión estadística.

​»El factor TIEMPO es CLAVE y DECISIVO»

Otro error asociado a la contratación de un fondo de inversión es vender el activo del fondo en el peor momento.

Ya he comentado que una de las bazas de estos fondos de inversión suele ser el ​factor tiempo.

A la larga, al cabo de muchos años, la media de los fondos suele ser rentable. No obstante, hay muchos inversores que no saben gestionar esto emocionalmente.

Para ponerte en situación, te cuento un caso muy habitual:

Ves la lista TOP TEN de fondos de inversión y contratas el que mejor rentabilidad está dando ese año. Una vez dentro, y en contra de lo esperado, vas viendo como va bajando la rentabilidad del fondo y empiezas a ver números rojos en tu cuenta de inversión.

Sabes que hiciste una buena elección y también sabes que es una inversión a largo plazo por lo que intentas calmar tu conciencia basándote en esas premisas. No obstante, ves día tras día cómo tu capital va perdiendo valor y eso te genera un estrés continuo. Para añadir más leña al fuego, ves cómo los índices de referencia van subiendo puntos, incluso otros fondos de inversión, y no entiendes cómo tu fondo sigue en números negativos. Aguantas así unos meses o incluso años, hasta que por fin te decides a cerrar la cuenta asumiendo la pérdida. Para colmo, una vez que estás fuera del fondo, ves que empieza a hacerlo bien y comienza a subir.

Esta situación tan común suele darse debido a la temporalidad. Se ha adquirido el fondo en máximos y no se ha sido capaz de gestionar el cambio de ciclo para finalmente venderlo en el peor momento.

Básicamente, si alguien decide adquirir un fondo, tiene que asumir que de verdad es una inversión a muy largo plazo y por supuesto sin la garantía de que vaya a percibir un retorno positivo. La media es cercana al 3% y esto se traduce en que habrá fondos que lo hagan muy bien y otros que lo hagan desastrosamente mal con rentabilidades muy negativas.

¿Estás dispuesto a poner en riesgo tu dinero durante ​años y sin la garantía de obtener una rentabilidad positiva?

Y eso que no hemos hablado de la necesidad de disponer de tu capital en cualquier momento durante ese período de inversión.

¿Qué sucede si tienes un imprevisto económico y necesitas ese dinero? ¿Y si encima coincide justo con en el peor momento para vender el fondo?

​»Las COMISIONES son la guinda del pastel de los Fondos de Inversión»

Los fondos de inversión están gestionados normalmente por un gestor de fondos, que es la persona que se encarga de tomar las decisiones sobre qué activos entran o salen de la cartera de dicho fondo.

Obviamente, esa persona no trabaja gratis e independientemente de la rentabilidad obtenida del fondo, él se lleva una comisión que debe ser soportada por todos los accionistas. Normalmente, y de forma general, dicho porcentaje rondará el 1% anual sobre el capital aportado.

Aparentemente no es mucho, pero lo peor de todo es que nunca suele ser ese 1% sino que al final, se acaban pagando otras muchas comisiones ocultas que nunca se dicen, por lo que la media general del total de las comisiones aportadas en la mayoría de los fondos ronda el 3% como mínimo.

Entonces, si en el mejor de los escenarios, a muy largo plazo, podría obtener una rentabilidad media de un 3% pero al final lo voy a tener que destinar a pagar comisiones ¿no estaría haciendo el tonto y poniendo mi dinero en riesgo?

​»​​​​​Las COMISIONES, de forma general, rondan el 3%»

Ya hemos visto que las estadísticas demuestran que pocos fondos se salvan, por lo que hay muchísimas probabilidades que acabes perdiendo dinero o en el mejor de los escenarios, tu dinero estará trabajando para el gestor del fondo, no para ti.

Tampoco quiero que me mal interpretes. Podría ser interesante diversificar algo de capital para destinarlo a algún fondo previamente bien estudiado y que vaya en línea a tu perfil de inversor.

No obstante, limitaría muchísimo la posición de mi cartera debido a todos los puntos anteriormente vistos.

Si te sirve como referencia, yo hace mucho que dejé de invertir ni un euro a fondos de inversión.

[cp_popup display=»inline» style_id=»3563″ step_id = «1»][/cp_popup]

Error 3.- Contratar un fondo de inversión ​garantizado

Ante el crudo panorama ya visto de los fondos de inversión y el alto nivel de riesgo de pérdida, muchos inversores creen encontrar refugio en los fondos garantizados.

Estos fondos ofrecen una cierta rentabilidad a cambio de garantizar la inversión transmitiendo mayor seguridad, por lo que a priori, parece el producto ideal para aquellos inversores más conservadores.

Pues bien, veamos por qué este tipo de productos tampoco solucionan ​el problema.

​Para que el gestor del fondo pueda garantizarnos la devolución de la inversión que hemos depositado, deberá destinar la mayor parte de los activos de la cartera a productos más conservadores y por tanto de menor rendimiento.

​Por lógica, ya podemos intuir que la rentabilidad total del fondo será bastante mediocre sin llegar siquiera a cubrir nuevamente el IPC.

Si además tenemos en consideración las altas penalizaciones por retirar el dinero antes del plazo acordado y las altas comisiones de gestión, que ya hemos visto que rondan el 3%, nuevamente veremos que este tipo de productos tampoco cubrirán nuestras necesidades ya que nuestro dinero estará trabajando para el gestor en lugar de trabajar para nosotros, por lo que no es un buen negocio.

​»​Fondos de Inversión Garantizados = Mediocre Rentabilidad + Elevadas Comisiones»

En la tabla siguiente te muestro las rentabilidades ​obtenidas por los mejores fondos de inversión garantizados en el 2018.

​Nombre del Fondo

​% TAE en 2018

​% TAE a 3 años

​Santander 95 Valor Creciente Plus

​1,72 %

​5,06 %

​Fondespaña-Duero Garantizado RF IV/2020

​1,05 %

​1,52 %

​Rural Garantía Octubre 2025

​0,97 %

​-

​Santander 100 Valor Creciente

​0,92 %

​2,63 %

​Rural Garantía 2025

​0,74 %

​-

​Ibercaja Capital Garantizado

​0,65 %

​-0,8 %

​Ibercaja 2025 Garantizado 3

​0,61 %

​-

​Ibercaja 2025 Garantizado 2

​0,6 %

​0,48 %

​Rural 6 Garantía RF

​0,58 %

​-

​Rural 2025 Garantía Renta Fija

​0,57 %

​-

Como ves, sólo hay que echar un simple vistazo para darnos cuenta que estos productos son totalmente ineficientes y que no solucionan nuestro problema.

[cp_popup display=»inline» style_id=»3563″ step_id = «1»][/cp_popup]

Error 4.- Contratar un plan de pensiones

Seguramente, contratar un plan de pensiones sea una de las primeras opciones que todo el mundo se plantea a la hora de rentabilizar los ahorros a largo plazo.

¿Quién no ha oído hablar de los planes de pensiones?

Seguramente conozcas a algún familiar o amigo que está encantado con su plan ya que se desgrava todos los años una buena parte de sus impuestos en la declaración de la renta ¿Verdad?

¿Le has preguntado en qué consiste su plan y por qué decidió contratar ese y no otro? Si le haces esa pregunta, seguramente te conteste: “Un plan de pensiones normal y corriente, ¿pero no son todos iguales?”

Me sorprende que haya un desconocimiento tan brutal sobre el tema y aun así, muchos ahorradores deciden contratarlo sin saber qué es lo que están haciendo en realidad.

A este ritmo, la Seguridad Social no tendrá suficientes fondos para cubrir las pensiones en unos años

La dura realidad es que el mundo está cambiando, y con toda probabilidad, como sigamos a este ritmo, las arcas públicas de la Seguridad Social no dispondrá de suficientes fondos para poder cubrir las pensiones de todos los contribuyentes que religiosamente hemos estado pagando nuestros impuestos.

Esperar a que el papá Estado nos resuelva la papeleta es toda una irresponsabilidad donde los principales afectados seremos los ciudadanos.

Por eso insisto siempre en la importancia de ser responsables y buscar alternativas económicas con las que podamos tener una jubilación digna en el futuro. Pero ¿la solución está en la contratación de un plan de pensiones?

Mi respuesta es: en la mayoría de los casos, NO.

 Un plan de pensiones, en la mayoría de las situaciones, NO resuelve el problema 

Lo más gracioso de todo es que los mismos políticos que ya nos están adelantando el problema, nos recomiendan suplementar dicha pensión con productos que ni ellos mismos entienden.

La mayoría de los ciudadanos que no tienen una educación financiera apropiada tienden a pensar que todos los planes de pensiones son iguales o como poco, similares. Y la verdad es que pueden diferir mucho unos de otros.

Primero hay que conocer que un plan de pensiones no es otra cosa que la combinación de dos productos estrechamente relacionados entre sí. Se trata al mismo tiempo de un contrato, con sus derechos y obligaciones, y por otro lado, de un fondo de pensiones, que es la cesta donde irá a parar el capital con el objeto de obtener una rentabilidad en el tiempo.

Plan de Pensiones = Contrato + Fondo de Inversión

Hay que tener mucho cuidado puesto que el principal reclamo de este vehículo de inversión es una supuesta desgravación de impuestos. Y digo supuesta, porque como te voy a mostrar, dicha deducción no es tal. No sólo eso, sino que podríamos llegar a pagar incluso más impuestos si saltas de tramo a la hora del rescate, algo totalmente habitual.

Como he comentado anteriormente, un plan de pensiones en cierta medida puede funcionar como un contrato con ciertas ventajas e inconvenientes. Básicamente, sus fundamentos se basan en tres parámetros:

  • El reconocimiento de un incentivo fiscal para promover que los ciudadanos aporten parte de su ahorro como complemento a las pensiones públicas en un futuro.
  • El diferimiento en la tributación hasta la fecha de rescate del plan. Este punto es muy importante puesto que muchos ciudadanos se acogen a un plan de pensiones con la intención de desgravarse, pero lo único que estarían haciendo es aplazar el pago de los impuestos para más adelante.
  • La vinculación de la tributación como rendimientos de trabajo, a partir de la fecha de jubilación.

Por otro lado, un plan de pensiones, idealmente, nos generará también una rentabilidad como consecuencia de tener el capital del plan invertido en un fondo o cartera.

Aquí hay que tener en cuenta un factor importante que está estrechamente relacionado con el tercer fundamento anteriormente comentado.

La inversión atribuida al fondo de pensiones no tributará como rendimiento del ahorro, sino como rendimiento del trabajo. Algo totalmente injusto. ¿Por qué? Pues porque el máximo tipo marginal contemplado en los rangos del régimen del ahorro es del 23% mientras que el máximo tipo en el régimen del trabajo es del 45%.

Fíjate en las enormes diferencias.

Tramos del IRPF

Base imponible

Tipo

Hasta 12.450€

19%

12.450€ – 20.200€

24%

​20.200€ – 35.200€

30%

​35.200€ – 60.000€

37%

60.000€ – Más

45%

Tramos de la base del AHORRO

Base imponible

​Tipo

Hasta 6.000€

19%

​6.000€ – ​50.000€

2​1%

50.000€ – Más

23%

«Un TRABAJADOR que cobra 20.000€ paga más impuestos que un INVERSOR que gana más de 50.000€»

Y lo triste es, como ya he comentado, que los beneficios que se obtienen a través de un plan de pensiones tributan como renta del trabajo y no del ahorro.

Dicho con otras palabras. Si el dinero aportado al plan de pensiones lo hubieras destinado a otro vehículo de inversión como la compraventa de acciones por ejemplo, tendrías que tributar el 23% como máximo y sólo sobre los beneficios obtenidos.

Al haberlo hecho a través de un plan de pensiones, si estás en el tramo superior, tendrás que tributar el 45%. Además no sólo sobre los beneficios generados, sino también sobre tu capital aportado. ¿Ves la diferencia?

Por tanto, a la hora de saldar cuentas en el rescate del plan, lo hará tanto el capital aportado, como los beneficios obtenidos a las tablas de tipo marginal de IRPF del régimen general.

Todo eso en cuanto a la fiscalidad, pero también nos tenemos que plantear otra cuestión.

¿Cómo de rentable suelen ser los fondos de inversión adheridos a este tipo de productos?

​Ya lo vimos en el error 2 y en el error 3. ​P​oco más que contar en este sentido.

Con todo lo que te he contado, si le preguntas a tu banco si merece la pena o no contratar un plan de pensiones, ¿qué crees que te va a decir?

Él claramente te dirá que por supuesto. Se basará en uno de los fundamentos que te mencioné anteriormente; el diferimiento de los impuestos.

Te explicarán, que cuando vayas a rescatar el plan, lo que tienes que hacer para no estar en el mayor de los tramos del régimen general, es diluir las cuantías distribuyendolas en el mayor número de años posible. De esta manera, declararás menos ingresos al año y por tanto podrás estar en un rango inferior del régimen general.

«Se realista… según el INE, la esperanza de vida en España es de 83 años»

Pero claro, nosotros no tenemos vida infinita, por lo que siendo realistas tendremos que estimar un número de años cercano a la esperanza de vida media, que según el INE, en España en 2019 es de 83 años. Vamos, que si nos jubilamos a los 65 (de momento) y según las estadísticas, falleceremos a los 83. Viviremos unos 18 años como jubilados.

Echemos unos números «gordos» para tener una referencia sobre cuál podría ser nuestra situación.

Una persona que haya aportado 8.000€ anuales a un plan de pensiones desde que comenzó a trabajar, al llegar a los 65 años, habrá acumulado unos 280.000€ como poco, y si los quiere rescatar de golpe, tendrá que someterse al 45% de fiscalidad.

Si divide esa cuantía entre los 18 años estimados que llegará a vivir tras su jubilación, podrá sumar 15.555€ a su paga procedente de la Seguridad Social, estimada en unos 36.000€. Hay muchas webs donde puedes realizar estas estimaciones y yo estoy considerando unos datos muy conservadores.

Por tanto, en total, esa persona percibiría unos 51.500€ al año como jubilado, teniendo que someterse como poco al 37%. ¿Dónde está el ahorro fiscal? Lo que no pagó de joven, lo va a tener que devolver ahora, y además, con «intereses».

Podríamos poner en cuestión el asunto fiscal y justificar que en perfiles muy concretos puede compensar contratar un plan de pensiones. No lo discuto. Pero hay otros muchos puntos por los que yo veo que es una mala decisión tomar como vehículo de inversión un plan de pensiones si nuestro objetivo es hacer crecer nuestros ahorros.

«La FISCALIDAD puesta en duda, pero no son las únicas razones»

  • Limitación

Hay que tener en cuenta que el ahorro a través de un plan de pensiones es limitado. No puedes aportar más del 30% de los rendimientos netos del trabajo y de las actividades económicas o 8000€ anuales.

  • ​Impuesto de Sucesiones

Poca gente se lo plantea, pero el Impuesto de Sucesiones para los planes de pensiones es mucho más perjudicial que otros vehículos de inversión como pueden ser fondos de inversión o acciones.

  • ​Iliquidez

Es una de las principales razones por las que yo NO recomiendo contratar un plan de pensiones. Es un punto clave que a mí, como ahorrador inversor, me cuesta encajar.

No tener la libertad de rescatar tu dinero cuando a ti te plazca no tiene precio, pero es que a través de un plan de pensiones ni siquiera te la recompensan con una décima de punto. Es más, ni siquiera puedes rescatarlo aún asumiendo una penalización.

Cualquier producto ilíquido de inversión debe estar compensado de alguna manera.

¿Te has planteado los posibles riesgos que se pueden presentar durante el tiempo que mantienes tu plan de pensiones?

Ya no digo riesgos personales o necesidades puntuales como la compra de una vivienda, inicio de un negocio o simplemente para ayudar a un familiar. Me refiero a riesgos externos que no dependen de ti.

Nadie nos asegura que el día de mañana, el gobierno o político de turno tome la decisión de bajarte la pensión pública o incluso eliminarla justificando que, como condición de rico, tú ya tienes un plan de pensiones con el que puedes subsistir. Es decir, que te lo pueden expropiar o penalizar, ya que pueden considerar que tú no te mereces tanto, a pesar de haber cotizado religiosamente año tras año.

Dirás, bueno, esto que me estás contando es una situación extrema y es muy difícil que pase.

¿De verdad te parece raro?

«Un gobierno puede expropiar tu pensión»

No seríamos los primeros ni los últimos en los que un gobierno toma la decisión de expropiar los planes de pensiones. Ya lo hicieron Argentina en el 2008, Portugal en el 2011 y Polonia en el 2013 por ejemplo.

No obstante, no todo es malo en los planes de pensiones. También podemos encontrar algunas ventajas para casos muy concretos, como autónomos, deportistas profesionales, minusvalías, o tener a cargo alguna persona dependiente.

[cp_popup display=»inline» style_id=»3563″ step_id = «1»][/cp_popup]

Error 5.- ​Invertir en empresas del IBEX 35

Llegados a este punto, y viendo que ninguna de las opciones anteriores son buenos vehículos para rentabilizar los ahorros, podrías plantearte invertir en acciones.

Te diría que vas bien encaminado, pero ¡cuidado!

La mayoría de los españoles que se inician en el mundo de las inversiones, de entrada, sólo se plantean invertir en empresas españolas.

Son las empresas que conoce, sobre las que se habla en las noticias o sobre las que se escriben artículos en la prensa económica especializada. Por lo tanto, es normal que en un primer momento sean las únicas opciones que nos vengan a la mente a la hora de invertir.

Y si te digo, que comprar acciones de empresas españolas no es ni de lejos la mejor de las opciones, ¿me creerías?

​»La mayoría de los españoles que invierten en bolsa, lo hacen en empresas españolas»

Seguro que has oído hablar mucho del IBEX 35. Es el índice de referencia de la Bolsa de Madrid y está formado por las 35 empresas españolas que cumplen ciertos requisitos revisados por el Comité Asesor Técnico o también denominado CAT, que es quien decide qué empresas son las que deben pertenecer a este grupo.

Básicamente, y hablando un lenguaje un poco más coloquial, podríamos decir que como resultado, está formado por las empresas más importantes de España.

¿Sabes cuál ha sido la rentabilidad que ha conseguido en su cotización la mejor de esas empresas en el 2018? ¿Y la peor? ¿Y la rentabilidad media de todas ellas?

Te voy a revelar unos datos que seguramente te van a sorprender.

El valor que mejor lo hizo fue Naturgy con una rentabilidad al cierre de año del 13,10%. ​¿Te parece mucho? 

​»La ​MEJOR empresa del IBEX 35 en 2018 rindió un 13,10%, la PEOR rindió un -89% y la ​MEDIA de todas ellas​ fue​ de un -15%»

La empresa con peores resultados fue DIA, con una pérdida del 89%​.

La rentabilidad media de todas las empresas del IBEX 35 fue del -15%.

Echa un vistazo a la tabla para ver la rentabilidad de ​todos los valores que cotizan en este índice de referencia.

​Haz clic en la tabla para ampliar

¿Te das cuenta del desastre si intentas invertir en empresas españolas?

Te voy a dar otros datos para que puedas tener una referencia comparativa.

Fíjate en las rentabilidades que han conseguido en el 2018 algunos de los valores que cotizan en el S&P500, uno de los índices de referencia de Estados Unidos.

​»En ​el NYSE cotizan decenas de valores que superan el ​50% de rentabilidad cada año»

  • ​Turtle Beach : +780%
  • ​The Trade Desk : +206%
  • ​Etsy : +169%
  • ​Fossil : +156%
  • ​World Wresting Entertainment : +134%

Y eso sólo son algunos de ellos porque hay decenas de valores que superan con creces el 50% de rentabilidad.

¿No crees que hay más probabilidad de ganar invirtiendo en valores estadounidenses que españoles?

Pensemos a lo grande, y aumentemos nuestras probabilidades de éxito.​

[cp_popup display=»inline» style_id=»3563″ step_id = «1»][/cp_popup]

Error 6.- ​Delegar la responsabilidad de ​tus inversiones

​Un error muy habitual es pensar que otro, puede invertir ​tu dinero mejor que ​tu mismo. En definitiva, infravaloramos nuestras capacidades.

Obviamente, si tú no tienes los conocimientos adecuados sobre un tema concreto a la hora de abordar un problema, lo más sensato es buscar a alguien profesional y experto en esa materia que lo resuelva por ​ti.

A mí no se me ocurriría tejer mi traje de bodas o arreglar el tejado de mi casa. ¿Por qué? Pues porque no soy ni sastre ni constructor. ¿Te imaginas el desastre?

​Por otro lado, si fuera novato y quisiera invertir mi dinero, siguiendo la misma lógica, debería pensar en un profesional ¿verdad? Aquí es donde radica otro de los grandes errores.

​Cuando se trata de dinero, la cosa cambia ¿por qué?

​»NADIE cuidará de TU DINERO mejor que TÚ mismo»

¿Quién va a cuidar de tu dinero mejor que tú? ¿Un banquero? Quizás, pero sin duda para su propio beneficio. ¿Un gestor de fondos? Quizás, pero su sueldo se financia mayormente con las comisiones que te cobra, no con tu rentabilidad.

Hoy día, vayas a la oficina bancaria que vayas, te encontrarás con comerciales en lugar de con expertos inversores.

¿Qué sabe de inversión un comercial que tiene directrices de colocar a sus clientes los productos que ofrece su entidad bancaria? Ofrece productos muy rentables, pero no para sus clientes, sino para ellos ¿Te acuerdas de las preferentes?

La rentabilidad no está en los productos financieros empaquetados que bien lucen en los expositores de las entidades bancarias. Créeme.

Si tienes suerte y das con un comercial honrado, lo mejor que te puede pasar es que te recomiende comprar acciones o invertir a través de un ETF.

Obviamente, tú serás quien debas decidir qué acciones comprar y el banco se encargará de cobrarte una comisión por la operación. ¿Sabes cuánto te cobran por dicha gestión? ​Rondan los 10€ y algunos alcanzan hasta los 25€ si es para operar fuera de España. ¿Sabes cuánto te cobra un bróker normal y corriente por exactamente la misma operación? 0,5€. ¿No te parece una diferencia ​brutal?

​»Un GESTOR tampoco soluciona tu problema»

Entonces… si el banco no es la solución, ¿debemos dejar nuestro dinero en manos de un gestor?

Ya ​vimos la rentabilidad que suelen generar los fondos de inversión en España, y dichos fondos están gestionados por gestores, valga la redundancia.

No me malinterpretes si piensas que estoy en contra de ellos. Para nada. Es como en todo. Los habrá muy buenos y los habrá muy malos, pero desde luego ya te aseguro que ellos no van a mimar tanto tu dinero cómo lo harías tú mismo si supieras hacerlo.

Un capote a favor de los gestores de fondos es que no es lo mismo realizar una gestión eficiente de una cartera pequeña que de una gran cuenta de inversión.

Ser pequeño tiene sus ventajas. Es fácil encontrar liquidez en el mercado, mientras que por el contrario, ​un gestor de fondos lo tiene más complicado puesto que tiene que mover un capital mayor. De ahí que muchas veces se vean obligados a diversificar más de la cuenta diluyendo también la rentabilidad.

​»Un INVERSOR PEQUEÑO tiene más probabilidad de obtener una RENTABILIDAD MAYOR que un gran fondo de inversión»

En otras palabras, un inversor pequeño tiene más probabilidades de generar una mejor rentabilidad que un inversor que maneja un capital considerablemente mayor. Obviamente, si ambos compartieran los mismos conocimientos y habilidades.​​

Por concluir este punto, lo que está claro, es que si tú supieras invertir adecuadamente, nadie mejor que tú cuidaría de tu capital. Sé responsable y no delegues algo tan importante como el cuidado de tus ahorros en un tercero, y  más aún si no sabes ni siquiera lo que está haciendo o va a hacer con él.

[cp_popup display=»inline» style_id=»3563″ step_id = «1»][/cp_popup]

Error 7.- ​​Tirarse al barro de cabeza

Ya hemos visto que nadie mejor que tú va a cuidar de tu dinero. Pero claro, nadie nace sabiendo y la formación financiera y bursátil es casi obligada.

​»​​​El 95% de los inversores acaban perdiendo dinero»

Es muy común ver cómo pequeños ahorradores se inician por su cuenta a esto de invertir y se acaban estrellando. Normal.

Las estadísticas están ahí. En torno a un 95% de los pequeños inversores que intentan probar suerte en los mercados, acaban perdiendo dinero.

​La cuestión es ¿cuántos de esos inversores se han preocupado en formarse adecuadamente? Ese es el verdadero problema.

Piensa una cosa.

Seguro que has dedicado más de 5 años a formarte para obtener un puesto de trabajo decente con el que ganarte la vida. ¿En serio que no estás dispuesto a invertir ni unos meses en formarte para cuidar del fruto de dicho trabajo? ¿No suena absurdo?

La realidad es que la mayoría ni siquiera se lo plantea, y eso es lo grave.

Hoy día, en la era de la información, tenemos acceso a muchísimo material con el que formarnos. Hay muchísimos libros de gran valor, foros, blogs, videos, cursos, etc. No tienes excusas para formarte y aprender a invertir tu dinero por ti mismo.

Ahora bien, déjame que te cuente algo.

¿Conoces el concepto de palanca?

Básicamente, se trata de conseguir más y en menor tiempo. Se trata de impulsarte y optimizar tus recursos, es decir, tu tiempo, esfuerzo y por supuesto, tu dinero.

​»Toma acción y empieza desde YA a formarte» «El coste de OPORTUNIDAD es clave»

​Leer libros, blogs y foros está bien, pero desde luego, la curva de aprendizaje hasta que seas totalmente eficiente y autónomo invirtiendo será larga, pesada y costosa.

No obstante, lo importante es que tomes acción y empieces a formarte ya, cuanto antes. Acuérdate del “gusano” que día a día se va comiendo de forma invisible tus ahorros.

Ahora bien, si decides andar el camino por tu cuenta, no debes precipitarte. Te llevará tiempo y esfuerzo, no lo dudes. Cometerás errores y deberás aprender de ellos, y muchas veces sentirás frustración y te entrarán ganas de tirar la toalla.

No te voy a engañar. El camino hacia el éxito financiero es duro, lo sé. Pero tienes alternativas que pueden allanarlo y mucho. ¿Cómo? Usando una palanca.

​»Con un punto de apoyo y una palanca lo suficientemente ​larga, se mueve el mundo» (Arquímedes)

La mejor palanca que puedes utilizar para encarrilarte de forma óptima en tu objetivo financiero es ir de la mano de un mentor o una comunidad que ya hayan recorrido el camino y te pueden guiar por él.

¿Te imaginas reinventar una y otra vez la rueda? ¿Por qué invertir tiempo y esfuerzos en intentar descubrir la manera de rentabilizar tus ahorros adecuadamente? Podrían pasar años. Y eso si no tiras la toalla a mitad del camino. Y mientras tanto, el “gusano” no deja de comer.

Por eso es clave que busques apoyo. Que tengas un mentor, un guía, alguien en el que puedes confiar, que te lleve de la mano y te advierta de los peligros y te revele dónde poner foco en lo que funciona y te aleje de lo que no.

Así llegarás a buen puerto, a tiempo y de la forma más eficiente.

​»Caminos hacia el éxito financiero hay muchos​. Elige el tuyo»

Caminos hacia el éxito financiero hay muchos. Elige uno, busca al mejor guía y síguele. Así llegarás a buen puerto, a tiempo y de la forma más eficiente.

[cp_popup display=»inline» style_id=»3563″ step_id = «1»][/cp_popup]

​¿Cómo resolver el problema?

Como ves, hay muchos errores potenciales que se suelen cometer cuando uno intenta rentabilizar sus ahorros. No obstante, no todo está perdido.

¿Quieres saber cómo yo rentabilizo mi capital?

Echa un vistazo a mi guía de forma totalmente gratuita “Las 5 claves para el éxito bursátil”. Conocerás, desde mi punto de vista, cuál es la mejor manera de hacer crecer tu patrimonio.

6 comentarios en «7 errores que NO DEBES COMETER para RENTABILIZAR tus ahorros de forma eficiente»

  1. Excelente análisis y basado en la realidad . Lo mejor es generar ingresos através de inversiones bien planificadas y con pleno conocimiento de las mismas y aun mejor si tenemos pleno dominio y manejo de nuestro propio capital , pues asi se disminuye en gran tamaño el riesgo que tiene toda inversion. Muchas gracias.

    Responder
    • Efectivamente Jose. Sólo hay que fijarse en el gráfico de las últimas décadas. Es ahí donde están las mejores empresas del mundo y esto se refleja en el mercado. Un saludo y gracias por comentar.

      Responder

Deja un comentario